Lo que aprendí a la espera de un diagnóstico

“Si hoy te diagnosticaran una enfermedad terminal”, me dijo un día mi sabia amiga Elisa Botti, “¿en qué escala de prioridades quedaría ese problema en tu trabajo, o las libras de más que te amargan la vida?” Vaya reflexión, que no alcanzas a entender del todo, hasta el momento en que tu salud parece pender de un hilo.

Hace unas semanas, después de tres años postergándolo (mea culpa), finalmente comencé un chequeo ginecológico. Y como te pasará a ti también en estos casos, la espera por el resultado suele ser angustiante.

En el proceso de hacer citas, ir de un lugar a otro sometiéndote a mamografía, ecografía, Papanicolaou, tratas de apartar de la cabeza alarmantes realidades imaginarias: “qué voy a hacer si…”, “qué pasará con mis seres queridos si…”, “cómo será mi vida si…”

Fantasmas difusos que, en mi caso, cobraron definición la semana pasada, cuando mi doctor ordenó una biopsia endometrial, por unas células sospechosas que había reportado el Pap. “Por si las moscas”, trató de decirme en inglés.

Convengamos que la sola mención de “biopsia” es un disparador de terrores que se materializan en una preocupación constante, amén del propósito de no pensar hasta recibir el resultado. ¿Y si de verdad “las moscas”? Y es allí cuando la pregunta de Eli vuelve a la cabeza una y otra vez, y empiezas a entender la verdadera dimensión de las prioridades que creías tener.

¿Qué es lo que realmente importó en estos últimos días? Mis afectos, y mis pequeños-grandes momentos de placer:

Veronica y Juan Mezzini

– Una larga charla con mis padres o con mi hermano, que no voy a postergar para mañana, por más que me caiga de cansancio.

– Una cena con amigos que no voy a suspender por la pereza de quedarme a ver TV.

Una zambullida en la piscina con la luna de fondo, sin pensar en el frío cuando salga, ni en que me voy a tener que lavar el cabello por segunda vez en el día.

– Amasar las empanadas de mi abuela, aunque me duela hasta el último músculo. El payoff es el placer de compartir con mis nuevos amigos los sabores y los aromas de mi niñez.

– Cocinar un almuerzo tardío un día de semana, para celebrar en una mesa llena de comida con corazón, el cumpleaños de Lucas, mi “casi hijo”.

Momentos en familia

– Un reencuentro vía Skype con mis primas y mi tía Chiqui, y con una amiga de la adolescencia, 25 años después, para descubrir que la vida pasó, pero afortunadamente somos las mismas chiquilinas de entonces.

– Una copa de robusto Malbec, pan recién horneado, quesos y aceite de oliva. ¡F….k la libra de más!

– Un atardecer en casa, el lago color granate, y la felicidad de poder contemplarlo junto al hombre que amo.

Atardecer en el lago

Hoy recibí finalmente el resultado tan esperado (y tan temido). “Biopsia benigna”, me dijo por teléfono Regina, la recepcionista de la oficina del doctor. “Regresa el año que viene”.

Biopsia benigna. Dos palabras que con el alivio trajeron la felicidad y el agradecimiento por tantas bendiciones, y que además, me dejaron un gran aprendizaje. No esperes a que la vida te dé un susto para disfrutar las maravillas que Dios te pone al alcance de tu mano hoy. Y aunque te parezca una frase trillada, es muy cierta: “vive tan intensamente como si fuera el último día de tu vida”.

10 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Susanet dice:

    Lei atentamente tu relato y me alegra tanto que tu resultado haya sido “Biopsia Benigna “, quizas esta fue una prueba de Dios para que veas y valores mas todo lo que te rodea y todo lo que tenes y a veces no ves por estar ocupadisima en el trabajo , en otras cosas que te llevan todo el tiempo , etc. …y que realmente la vida pasa por esos momentos tan bellos que relataste . En resumen la “Vida es Bella” y es el regalo que Dios nos dio para vivir intensamente .
    (Tirada de orejas fuerte …no vuelvas a dejar de controlarte y hacer un chequeo anual ) besote te quiero amiga .

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias querida Sú. Así es, lección aprendida y agradecida a Dios por todas las maravillas que me regala todos los días, la salud entre ellas. Te quiero mucho.

      Me gusta

  2. Juan Negro dice:

    Esta chica me gusta! Y no solo por las cosas desde el corazon que escribe!!!

    Le gusta a 1 persona

    1. Este chico también me gusta. Y no solo por ser tan hermoso.

      Me gusta

  3. Erika dice:

    Vero! Que lindo mensaje 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias Eri, por leerme!!!

      Me gusta

  4. leordonez dice:

    ¡Gracias por compartir tu experiencia Vero!
    Para las que hemos pasado por una experiencia similar es sin duda un recordatorio de vivir el aquí y el ahora al máximo y agradecidas; para las que no, una recomendación para que se cuiden y no dejen para mañana lo que pueden hacer hoy.
    Un beso

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias querida Leo!!! Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  5. Martin dice:

    Todos nos comemos una cachetada que duele mucho , que hace ruido y nos saca del letargo en el que vivimos. Después, despetramos y aprendemos a disfrutar mas. Todo es diferente, la brisa en la cara, las lagrimas cálidas en las mejillas, el abrazo apretado que no queres soltar jamás, levantar con un dedo el mentón del que la esta pasando mal y mirarlo a los ojos. Esa es la vida! Vivir es sentir! Es aportar! Es compartir y acompañar! No pierdan el tiempo! Vivamos!

    Le gusta a 1 persona

    1. Te quiero mucho Coto!!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s